Basado en hechos imaginarios: Reseña (XXXIII): Pozo de la Ascensión

14 ago. 2016

Reseña (XXXIII): Pozo de la Ascensión

Novela de transición


Me duele mucho decir esto, pero Pozo de la Ascensión no cumple con las expectativas generadas por Imperio final. La novela pierde frescura en la ambientación del mundo y si bien la prosa de Sanderson hace que esta novela se lea con fluidez pese a su considerable tamaño no es menos cierto que la línea argumental pierde mucho fuelle. Ni es autoconclusiva ni tiene un planteamiento tan interesante como su predecesora: es una novela para mostrarnos más de un mundo que ya conocemos.

¿Seré mejor que el Lord Legislador?

El peso del mando


Sanderson viene a responder una pregunta que se hacía George RR Martin. ¿Qué hacen los buenos una vez consiguen el poder? Bien, este libro es una respuesta a esa pregunta. Que nadie se confunda, esto es una novela; pero, desde mi punto de vista particular, he decidido tomármelo en parte (y solo en parte) como un ensayo sobre el poder y las acciones necesarias para mantenerlo mientras se intenta ser justo con el pueblo. Viene a mostrarnos cómo la realidad choca con los pensamientos de un idealista político, Elden Venture, al que se le ha dado la singular oportunidad de poner a prueba las más utópicas formas de gobierno.

La realidad le da una bofetada en la cara.

Una ciudad asediada


El escenario principal de la novela vuelve a ser Luthadel, capital del Imperio Final, pero si en la novela precedente teníamos la historia de un robo y una conspiración aquí nos encontramos que los personajes deben desarrollar sus planes en el interior de una ciudad asediada por varios ejércitos. El autor nos muestra la vida compleja y traicionera (más aún que en la novela precedente) que ha surgido del Colapso, la caída del Lord Legislador. Esta novela nos muestra los pequeños detalles que no fueron incluidos en la primera novela, y deja a un lado las intrigas palaciegas para dar paso a la política internacional y la guerra; algo sobre lo que nadie tiene experiencia. Los mil años de paz del Lord Legislador han llegado a su fin.

Vin, superpoderosa


El arco de personaje de Vin ha cambiado significativamente desde Imperio final. Antes era una chica tímida que había descubierto sus poderes, ahora está comprobando sus límites, incluidos los morales. Toda la trama de Vin se concentra en determinar quién es en realidad. A través de uno de los antagonistas, Zane, Vin irá cuestionándose hasta qué punto es diferente a los demás, y cómo debería actuar en función de esa diferencia. ¿Soy un arma? ¿Una diosa? ¿Una chica especial?

En relación la trama de Vin está la de OreSeur, un magnífico secundario al que ya conocimos bajo la identidad de Lord Renoux en Imperio Final. Su particular punto de vista del mundo y lo bien definida que queda su personalidad a través de sus diálogos son un inmenso placer.

Un final muy interesante


La novela no es tan buena como su predecesora. En mi opinión, ni se le acerca; sin embargo la buena prosa de Sanderson y el deseo de saber más sobre los personajes nos hace avanzar con fluided, así como la creciente sensación de que algo terrible va a suceder. Y es aquí, en el último tramo del libro, donde la historia se vuelve atractiva, anticipando lo que sucederá en la tercera entrega de la saga. El último quinto del libro es un frenesí de acontecimientos y sorpresas que hace las delicias del lector. Solo por eso, merece la pena leerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...