Basado en hechos imaginarios: abril 2016

19 abr. 2016

Escritura (X): Scrivener

Escribe tu novela sin enloquecer


Algunos de vosotros habréis empezado (y quién sabe si hasta terminado) a escribir vuestras novelas en Word. Habéis ido acumulando anotaciones y vuestros capítulos han crecido a medida que vuestros dedos aceptaban trabajar a la velocidad de vuestros pensamientos. Quizá algunos os lo habéis montado lo bastante bien como para separar vuestra novela en capítulos, cada uno de ellos con su propio documento Word, con documentos adicionales para las anotaciones y las definiciones de los personajes...Puede que así esté teóricamente más estructurado, pero sigue siendo un engorro que puede obligarte a tener abiertas varias ventanas de Word. Luego está el problema de localizar una escena concreta que has decidido modificar...

Así no hay quien escriba.

Organiza. Escribe. Corrige. Publica.

¿Qué es Scrivener?


Una maravilla. En concreto, una maravilla que te ayudará a escribir tus novelas con mayor comodidad y eficacia. Se trata de un procesador de texto diseñado específicamente para escritores profesionales. Nada más abrir un nuevo documento ya se nos da la posibilidad de elegir una plantilla inicial para relato corto, novela, novela dividida en partes o antología de relatos (también tiene una opción para ensayos que puede resultar interesante).

La plantilla inicial contiene las partes esenciales de toda novela, como la portada (que no la cubierta), dedicatoria, metadatos, escenas dentro de capítulos, plantillas de personajes y sección de notas. Además, es fácilmente ampliable.

La sencillez de su interfaz de usuario nos permite saber cómo manejarlo desde el principio, aunque es cierto que existen algunos tutoriales para usuarios avanzados que no sería ningún desperdicio consultar.

Capítulos, personajes, escenarios, generador de nombres...¡tiene de todo!

Una novela en un solo archivo


Una de las grandes ventajas de Scrivener es que te permite subdividir un archivo (tu novela) en diversos capítulos dentro del propio programa de escritura. Todo eso que antes teníais en nueve o diez documentos distintos puede incluirse en uno solo y es posible navegar a través de las escenas gracias a un menú desplegable. Además la opción buscar (el famoso CTRL+B de Word) ha sido mejorada para que aparezcan las escenas en las que el término buscado aparece, facilitando tu tarea.


Organiza capítulos y escenas


Poder desplazar escenas fácilmente es algo digno de ser alabado. Si consideras que un personaje ha sido prematuramente introducido o que un evento concreto debe ser explicado antes para facilitar la lectura puedes recolocarlo en cualquier momento. El orden cronológico es algo fácilmente manipulable en Scrivener.

Porque, ¡ojo! Otra de las ventajas de este programa es que te permite romper con la escritura lineal de una novela. Al poder ir avanzando entre distintas escenas con un solo click facilita que si algún día te sientes especialmente filosófico puedas escribir ese monólogo reflexivo que tu personaje dispensa frente al pelotón de fusilamiento. O quizá estés escribiendo en un parque y quieras utilizar esos olores y sonidos para ambientar una travesía por el bosque que tus personajes harán en un momento más avanzado de la historia. Además, te permite controlar el estado en el que se encuentra cada parte (pendiente, primer borrador, borrado revisado, hecho y todos los que tú quieras) y a qué categoría pertenece (escena, personaje, notas...)

Nota: Durante el odiado proceso de edición al que todos nos enfrentamos descubriremos que este sistema de escenas y capítulos nos facilita el proceso, pudiendo localizar personajes, frases (alguna cita de la que nos sintamos orgullosos), palabras clave, etc. Es francamente útil para añadir pequeños cambios en algunas escenas concretas.

Todo bien organizado y limpio

Crea escenarios y personajes


El programa dispone de unas plantillas base para la creación de escenarios y personajes. No son, en principio, nada del otro mundo pero son francamente útiles para los bocetos iniciales de tus personajes y como plataforma desde la que ampliar estas fichas (si alguien está interesado en fichas de personaje avanzadas, aquí os dejo un enlace). Como herramienta adicional, Scrivener cuenta con un generador de nombres que incluye el significado del mismo.

También contiene un elemento similar para los escenarios, con sugerencias tales como descripción física, olores, sonidos, etc. Es importante saber dónde están nuestros personajes en cada momento y en esa tarea Scrivener nos puede resultar muy útil porque permite, y aquí llega mi favorito, ¡tener la pantalla dividida!

A un lado, la escena; al otro, el personaje

Es un auténtico placer poder escribir y desviar los ojos hacia nuestro personaje hasta que por fin lo conozcamos en profundidad y sepamos dar voz a todas sus acciones. Y nunca está de más que nos recuerden que en medio de ese salón hay un humeante brasero a punto de extinguirse.

Fija tus objetivos


A menudo cuando empezamos a escribir una novela nos preguntamos cuántas páginas (o palabras) tendrá. Esto puede deberse a que estamos interesados en escribir un tamaño particular (como una nouvelle o un relato) o porque queremos tener un punto de orientación al que dirigirnos. Por ejemplo, hemos previsto una novela de ocho capítulos (dos de introducción, cuatro de nudo y dos desenlace) con cuatro escenas de unas 3.000 palabras (9-10 páginas) cada una: 96.000 palabras (260-270 páginas). Ese sería nuestro punto de orientación que convertiremos en los Objetivos del proyecto. Sabiendo más o menos dónde queremos llegar es momento de hablar del trabajo diario.

Quizá el tamaño no sea importante, pero el ritmo lo es. Una novela no se escribe repentinamente, requiere tiempo, de la clase de tiempo que debes emplear cada día. Scrivener permite que junto a los ya mencionados Objetivos del proyecto marquemos los Objetivos de la sesión, la cantidad de palabras que deberemos escribir para declararnos satisfechos con nosotros mismos. Si somos constantes veremos cómo día a día, nuestra idea se convierte en un primer borrador.

A punto de concluir nuestra tarea diaria

Pantalla completa


Un eficaz añadido de este programa de escritura es que te permite escribir a pantalla completa; libre de barras de herramientas, pestañas de Internet que te recuerdan que tienes un vídeo de Youtube cargando...¡Fuera distracciones!

Resulta bastante relajante tener una pantalla llena únicamente de palabras que van aumentando, otorga cierta sensación de continuar llenando los huecos en blanco gracias a nuestra imaginación y nuestros dedos. El programa facilita el cambio del tipo de letra, su tamaño e incluso el fondo sobre el que escribimos, para aquellos a los que el blanco les resulta ofensivo, especialmente cuando no consiguen taparlo con palabras. A mí me pasa.

Compila tu manuscrito


Una vez tengas completada tu novela puedes seleccionar el botón de Compilar, elegir qué partes del documento quieres que contenga tu novela (dejas fuera las notas, las fichas de personaje y demás miscelánea) y en un santiamén tienes tu novela en el formato que más te guste.

DOC, PDF, epub, mobi...elige el formato en el que quieres tu novela

Consíguelo ya


Después de leer este artículo espero que al menos te estés planteando la posibilidad de adquirir Scrivener. Cuando descubrí su existencia tuve algunas dudas por lo que utilicé el mes de prueba para convencerme de que lo necesitaba. Fue muy fácil. ¡Un momento! ¿Has leído "mes de prueba"? Así es. La única pega es que no es gratis. Podéis adquirir Scrivener a través del siguiente enlace. Su precio es de 40 dólares americanos, aunque es posible conseguir descuentos mediante varios procesos. El que yo utilicé fue completar el reto NaNoWriMo 2015 que me dio una cuantiosa rebaja que agradezco. Especialmente teniendo en cuenta la ganga que conseguí.

Dicho todo esto ahora solo deseo que os animéis a echarle un vistazo y que me comentéis vuestras impresiones.


14 abr. 2016

Reseña (XXII): Elantris

Las cenizas de la leyenda


Ya iba siendo hora de que leer esta novela. He oído una y otra vez hablar de la belleza de Elantris, especialmente coincidiendo con el X aniversario de su publicación. Así que, dejándome arrastrar por la corriente he llegado a un lugar maravilloso del que debo hablar: Elantris. Una hermosa historia de fantasía trágica.

En apenas veinte líneas Sanderson nos envuelve con la magia de la ciudad de dioses, de la eternidad las grandes hazañas de sus habitantes, benditos por fuerzas incomprensibles, elevados por encima de los simples mortales...para golpearnos con dureza en el mismo prólogo: La eternidad terminó hace diez años.

Tan hermosa, una vez fue tan hermosa...


Nostalgia


Todo tiempo pasado siempre fue mejor. Esa es la idea que nos evocan los personajes y situaciones que se viven Arelon, reino de Elantris. Son seres que tratan de seguir con sus vidas tras haber experimentado un brusco cambio de las normas sociales a las que estaban acostumbrados. La caída de Elantris fue tan repentina como dramática: los antiguos siervos masacraron a sus amos en cuanto sus poderes se desvanecieron. Quienes antes eran dioses todopoderosos se habían convertido en débiles despojos monstruosos.

Diez años después de la caída de Elantris, quien es alcanzado por la magia de la Shaod es arrojado al interior de la ruinosa ciudad maldita. Para nunca escapar. Los elantrinos están condenados a una nueva eternidad: la dolorosa no-vida. Una muerte que no llega, y un dolor que no desaparece. Caer en la locura es la única escapatoria a ese dolor eterno.

En ese clima de constante recuerdo de lo que fue y lo que ahora es surgen problemas para la débil monarquía que surgió de la caída de los dioses. Un matrimonio de estado que era la única esperanza de salvar Arelon se ve truncado por la muerte del príncipe heredero antes de la boda y la viuda debe abrirse paso entre las intrigas de la corte para salvar tanto a su reino natal como al adoptivo. Su mayor enemigo es el conspirador enviado por la teocracia de Fjorden para convertir a sus habitantes, por las buenas o por las malas.

El fin y el principio


El fin de los elantrinos supuso el principio del gobierno de los mercaderes. Sin dioses que rigieran el país fue necesario que alguien tomara el poder: los mercaderes. La nueva monarquía sustenta una nobleza inestable basada en la riqueza de sus miembros. Es necesario mantener un estatus económico para conservar la posición social, lo que lleva a la nobleza a oprimir más y más al pueblo para mantener su nivel de vida. Una angustiosa situación de histeria que es caldo de cultivo para conspiradores.

El fin de los dioses de Elantris dio paso al principio de la nueva fe. ¿Quién querría creer en un dios invisible cuando los dioses vivían entre ellos? Esa es la idea que transmitía la Vieja Elantris: puede que los elantrinos no se consideraran dioses, pero lo eran a ojos de los demás. Poderosos y admirables. Ahora los elantrinos han caído y una nueva fe trata de abrirse paso entre la nobleza de la nueva Arelon.

El principio y el fin


A diferencia de las más conocidas obras de la literatura fantástica, Elantris no es una saga. Esta novela es su alfa y su omega. Todo lo que necesitamos saber sobre la ciudad, su historia, su gente y el mundo en el que se desenvuelve nos es explicado en un único volumen. Se nos presenta el fin de Elantris y se nos ofrece la información concreta y nada forzosa sobre lo que necesitamos saber. Elantris fue hermosa y poderosa: ya no lo es. Punto. Eso deja mucho espacio para el desarrollo de una trama que, si bien es posible predecir en algún momento puntual, avanza con suficientes giros y un buen ritmo que agiliza la lectura. Se agradece.

Hay rumores de que habrá una segunda entrega (y quizá una tercera) pero la historia es perfecta tal y como está. Quien quiera leer esta novela verá recompensado su tiempo.

Héroes (y villanos)


Lo que más llama la atención es que los héroes quedan muy bien etiquetados: conocemos sus motivaciones e intenciones. Son lo que se espera de ellos. Príncipe y princesa que quieren salvar el reino. Son los protagonistas de esta historia y quienes más información y situaciones nos aportan. Ya se ha dicho: son los héroes.

El asunto del villano es diferente. Es un sacerdote metódico y riguroso, un conspirador inteligente y oportunista con un cometido en mente. Sin embargo, carece de fe. Apreciamos su lucha interna por encontrar su fe. Cumple con gran diligencia su trabajo y sabe cómo reaccionar ante las adversidades (que son muchas, en algún momento de la lectura llegué a preguntarme si el héroe no era él, debido a la epopeya que estaba sufriendo para lograr sus objetivos). Sus actos le colocan como el malvado, pero sus intenciones no albergan tal etiqueta. Le fascina Elantris más de lo que su fe llegó a hacerlo. Su idea de que el fin justifica los medios convierte a este sacerdote en plenamente humano, ajeno a dioses y leyendas.

¿Qué había sido de la fe? Apenas podía recordarla.

Elantris es una gran novela que, al igual que otros hicieron antes que yo, recomiendo leer y admirar. De la clase de lecturas que antes de terminar ya estáis dispuestos a recomendar.


10 abr. 2016

Publicidad (VII): Tweriod

Una herramienta para incrementar nuestra difusión en Twitter


No basta con escribir tuits. Ni siquiera es suficiente escribir buenos tuits. El cuándo es muy importante en esta red social. Hoy os traigo un servicio (gratuito) que os ayudará a saber las mejores horas para estar presente en Twitter. Se llama Tweriod.

El tuit perfecto, en el momento perfecto

Espiando a tus seguidores


A menudo hemos oído hablar a esos conspiparanoicos sobre que los gobiernos y las empresas nos controlan y saben todo lo que hacemos en Internet, ¿no? Pues tenían razón. Tweriod es una herramienta que analiza cuándo se conectan tus followers y construye un horario con ello para hacerte saber en qué momentos del día están conectados más seguidores. No funciona en tiempo real (al menos no en su versión gratuita), sino que elabora la tabla a partir de la información del último mes. Por tanto debemos realizar un análisis mensual para estar al tanto de los cambios de rutina de nuestros seguidores (o de las variaciones que se produzcan por un incremento de los mismos).

Una vez tengas los datos sería buena idea que te programaras una serie de contenidos específicos para cada hora, por ejemplo:

  • Un artículo de tu blog o un anuncio importante en la mejor fecha y hora de la semana.
  • Compartir información de otros blogs en la hora punta del día.
  • Iniciar una conversación breve (unos veinte minutos) con tus seguidores más activos, a los cuales deberías cuidar.
  • Algunos tuits casuales en las horas flojas para relajar el tono de cuenta.


Tu análisis personalizado

Averigua cuándo, tuitea en consecuencia


Una vez conozcas los hábitos de tus seguidores es hora de ofrecerles contenidos que les interesen. En mi caso suelo hacer reseñas y dar algunos consejos sobre cómo escribir. Mi público, por tanto, son lectores y escritores. Sin embargo, no debes ofrecerles SIEMPRE lo mismo a las mismas horas. Puedes tener la tentación de querer aumentar la difusión de un artículo en concreto (tal vez el que habla de tus novelas) y bombardees con él a las horas de máxima difusión. Rechaza la tentación. Tuitea contenido nuevo, o retuitea a otros compañeros bloggers con artículos que merezcan la pena. Tus lectores te lo agradecerán y su número se incrementará.


9 abr. 2016

Reseña (XXI): The Long Way To A Small Angry Planet

En el Universo también cabe el optimismo

Es una gran novela. Es indispensable decirlo en primer lugar con la deliberada intención de condicionar todo lo que se dirá a continuación.

Hay un futuro esperando en el cielo estrellado

The Long Way To A Small Angry Planet relata la historia de gente común con un trabajo muy particular: construir túneles que unan dos puntos de la Galaxia para que no sea necesario recorrer el espacio real entre esos dos lugares. En otras palabras: crean atajos. Se les contrata para construir un túnel a Hedra Ka, un planeta hasta hace poco en guerra que dispone de fácil acceso al ambi, el más valioso combustible del Universo. Un trabajo de alto nivel que requerirá a la tripulación del Wayfarer que den lo mejor de sí mismos.

Un vasto universo de diversidad


El Universo de Chambers está parcialmente controlado (que no dominado) por el Galactic Commons, una asociación a la que una nueva especie puede acceder por invitación de sus componentes. Una vez bajo las leyes de este organismo es posible ejercer diversas profesiones con ciertas garantías de ser protegido de especies ajenas al GC (normalmente las más belicosas o aquellas que no tienen nada que ofrecer al GC, léase: pobres) o de los piratas.

Se percibe cierta influencia de Firefly que puede pasar desapercibida porque Chambers ha llenado de detalles personales su propio universo. Pero una cosa es lo que parece y otra lo que es: esta novela tiene su fauna autóctona con sus correspondientes mentalidades e ideologías políticas. Lo que para unos puede ser promiscuidad, para otros es habitual; unos tienen gran respeto por las normas, otros creen que son obtusos.

Los personajes, ellos y ellas


La piedra angular de la novela de Chambers son sus nueve personajes únicos e identificables. Es una tripulación compuesta por diversas especies de la Galaxia por lo que no solo son personajes, son puntos de vista. Pese a que deben repartirse su ración de protagonismo es muy fácil sentirse identificado con alguno de ellos ya que su forma de ser, hablar o de expresar sus sentimientos es muy empática y logra despertar emociones en el lector, buenas y malas, que es lo que un buen personaje debe hacer. Son el gran punto fuerte de la novela.

Mención especial para lo personajes femeninos, que son muy relevantes para la trama y para desvelar los entresijos de este complejo universo. Su variedad de profesiones es la prueba (si es que hacía falta) de que una mujer (sea humana o no) puede desarrollar su trabajo como cualquier hombre. Mi personaje favorito es sin duda la piloto de la nave. Nadie es más chula que ella.

Unos alienígenas muy humanos


Es posible crear razas alienígenas con sus propias características y formas de entender la vida, las relaciones sociales o las leyes de la naturaleza y la civilización. Las rarezas fisiológicas se han transformando en singularidades ideológicas, y dos especies pueden tener algo más que malentendidos a raíz de sus diferencias. No siempre hay armonía, En este Universo encontramos racismo, clasismo y muchos prejuicios que se quedan atrás a medida que se comparten experiencias.

Por último están las tragedias personales, especies al borde de la extinción advirtiendo a los demás que no cometan sus mismos errores. Auténticas hecatombes concebidas por la autora que tal son un aviso que nos da sobre a dónde se dirige la Humanidad.

Se puede vivir sin prejuicios


El gran salto adelante de esta novela. El lector se adentrará en esta novela con su propio (y socialmente aceptado) concepto sobre lo que es "normal". Los habrá más abiertos de miras, o no. Chambers irá desvelando nuevas formas de normalidad en este magnífico universo donde la mente humana necesitará expandirse para comprender a seres que no entienden de sexos, o no tienen un sexo perfectamente definido. Se nos presentan personajes de color (literalmente, el capitán es rosa) con una naturalidad asombrosa y la orientación sexual es...de libre interpretación. Incluso entre especies.

The Long Way To A Small Angry Planet es una novela aportará mucho a la ciencia ficción presente y futura y cuya continuación A Closed and Common Orbit esperamos con gran entusiasmo.

2 abr. 2016

Escritura (IX): El estado de ánimo de los personajes

Comportamiento y estado de ánimo

En una entrada anterior habíamos hablado sobre el alineamiento de los personajes para determinar cuál es su predisposición hacia las normas y lo que ellos consideran el Bien y el Mal. Pero no son exclusivamente los roles los que determinan qué hará (y, en concreto, qué dirá) un personaje. Su estado de ánimo en un momento puntual también puede influir en su toma de decisiones, y de eso vamos a hablar hoy.

¿Qué es exactamente "estoy con desgana"?

En la vida diaria la gente puede decir que está triste, desmotivada, que ve el vaso medio lleno o medio vacío, que siente que se puede comer el mundo... Nuestros personajes también tienen emociones y queremos dejarlo claro; así que vamos a recurrir a los estudios sobre moldes cognitivos del psicólogo Pedro Hernández-Guanir para ayudarnos a fragmentar ese "me siento bien/mal" en categorías más específicas. Cada molde que se presenta a continuación viene acompañado con un ejemplo en torno a las rosas.

Moldes asociados a bajo bienestar subjetivo: Infravaloración y depresión


Esta categoría recoge todas aquellas actitudes de un personaje que, frente a un problema, solo observa los aspectos más negativos, especialmente aquellos que escapan a su control, y se culpa a sí mismo por no ser capaz de encontrar una solución.
  • Anticipación aversiva: Antes siquiera de comenzar a hacer algo ya suponemos que todo va a ser un desastre y que no podemos hacer nada por evitarlo. Me imagino lleno de pinchos y sangre cuando pienso que voy a coger rosas.
  • Valoración condicional: Hay predisposición hacia una tarea, pero nos gustaría que fuera distinta en algún aspecto con el que no nos sentimos capaces. ¡Cómo me gustarían las rosas si no tuvieran espinas!
  • Anticipación devaluativa: No vemos de qué va a servir lo que hagamos, porque el resultado final nos parece que va a ser igual o peor que el actual. ¿Para qué poner rosas si luego se marchitan?
  • Inflación-decepción: Durante un breve instante nos emocionamos ante la posibilidad de un resultado satisfactorio, para luego desesperarnos ante la evidencia de que no lograremos nada provechoso. Cuando pienso en las rosas, las imagino llenas de colorido y fragancia como algo sublime y mágico; luego me parecen pálidas y sin olor.
  • Imantación por lo imposible: Nos torturamos a nosotros mismos anhelando algo que es imposible conseguir. Ojalá pudiera hacer crecer rosas azules y sin espinas. Es lo que más quiero en este mundo.
  • Anticipación de hipercontrol: Cuando queremos tener un dominio absoluto sobre todas las variables y nos obsesionamos con el más mínimo aspecto. Toda la noche estoy en vela pensando cómo podría coger las rosas sin que me pinchasen. Qué abono utilizar. Dónde plantar. ¿Necesito agua mineral?
  • Evaluación selectiva negativa: Examinado el problema decidimos centrarnos exclusivamente en los elementos perjudiciales. Por fin he conseguido tener una rosa, pero solo es una y está llena de pinchos.

Moldes asociados a bajo bienestar subjetivo: Disociación o conflicto con la realidad


Este segundo nivel de decaimiento emocional incluye toda actitud que consideraríamos como "salirse por la tangente" o cerrar los ojos ante lo evidente.

  • Descalificación negativista global: Nos las arreglamos para creer que todo el asunto es algo trivial o innecesario. Las rosas son tonterías: símbolos decadentes y cursis.
  • Descalificación selectiva: Nos centramos en un aspecto concreto para despreciar el problema que se nos presenta. Las rosas son un engaño: debajo del colorido esconden las espinas.
  • Descestructuralización: Un evidente cambio de asunto y contexto para no hacer frente al problema. De rosas no vive nadie. Más belleza tienen las lechugas o los tomates de la huerta.
  • Hiperanálisis disociativo: A través de un análisis detallado del problema en cuestión nos dedicamos a desmantelarlo como algo sin importancia. Las rosas son una mera acumulación de pétalos en torno a un núcleo.
  • Disociación afectiva: Descalificamos el problema porque no lo valoramos como algo que nos afecte emocionalmente. Las rosas no me dicen nada: son unos objetos más. Las miro pero no estoy para sensiblerías.

Moldes asociados a alto bienestar subjetivo: Control, equilibrio emocional y disposición constructiva


Por último tenemos algunos ejemplos de una actitud de autoconfianza y predisposición a enfrentarnos a los problemas ofreciendo lo mejor que tenemos y buscando alternativas en aquellos aspectos que no dominemos.

  • Anticipación analítica moderada: A diferencia del hipercontrol, aquí lo que pretendemos es manejar aquellos aspectos con los que nos sentimos capacitados y actuar en consecuencia. Antes de coger las rosas, pienso que tengo que sujetar el tallo con los dedos en las zonas donde no hay espinas.
  • Anticipación constructiva: Puede que algo vaya a salir mal, pero el resultado merecerá la pena. Aunque tengan espinas, disfrutaré de las rosas.
  • Inflamación proactiva: Nos autoanimanos a cada paso para dar lo mejor de nosotros mismos y obtener satisfacción en cada momento. Al trabajar cogiendo rosas, me anima pensar en el ramo que tendré al final.
  • Control proactivo emocional: Si aparece un imprevisto, procuraremos no considerarlo como algo irresoluble. No dejaremos que interfiera en nuestra tarea. Si me pincho cogiendo rosas procuraré no alarmarme.
  • Evaluación selectiva positiva: Examinado el problema decidimos centrarnos exclusivamente en los elementos beneficiosos. Aunque las rosas se marchitaron, pude disfrutar de ellas durante la semana.
  • Selección constructiva de alternativas: Cuando algo salga mal, buscaremos el mejor modo de sacar provecho de la nueva situación. Con las rosas marchitas podré hacer abono. Y más rosas.

Con todos estos estados de ánimo  a nuestra disposición es posible que nuestros personajes ganen en riqueza en nuestra novela y el autor tenga una idea más clara de cómo deberían sentirse antes o después de que algo importante les haya sucedido. El éxito o el fracaso en una tarea también afecta a los héroes, y puede llegar a socavar su moral antes del encuentro decisivo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...